Vendedores ambulantes de comida opinan sobre nuevo proyecto de ley para calificarlos con letras | Impacto Latin News ™

Vendedores ambulantes de comida opinan sobre nuevo proyecto de ley para calificarlos con letras

Por Ximena Hidalgo-Ayala

IMPACTO

 

La concejal Karen Koslowitz, demócrata del Distrito 29 de Queens, presentó un proyecto de ley, que de ser aprobado, exigiría a los vendedores ambulantes de comida, presentar una calificación de las inspecciones de salud, al igual que los restaurantes de la ciudad, medida implementada desde el 2010 con el Alcalde Bloomberg.

 

CALIFICACIONES A LA VISTA

La nueva legislación requeriría que los camiones y carritos de comida de la ciudad exhiban las letras A, B o C, que determinan el grado de higiene, mantenimiento y atención. El proyecto requeriría que el Depto. de Salud los califique, para ayudar a que los consumidores conozcan las condiciones sanitarias. La conseja Koslowitz dijo: “Nuestro sistema de clasificación actual funciona bien para restaurantes, sería bueno para los carritos de comida de la ciudad también. El consumidor tiene derecho a saber hasta qué punto estos vendedores está en conformidad con las normas sanitarias.

 

VENDEDORES OPINAN

Actualmente los vendedores ambulantes de comida, -más de 2.000 mayoritariamente inmigrantes-, son inspeccionados frecuentemente, casi cada treinta días y el público no lo sabe. En general el público y autoridades apoyan la medida, que deberá ser revisada primeramente por el Depto. de Salud, para pasar al Concejo para votación. Impacto ofreció a los vendedores ambulantes de comida en Queens, la posibilidad de expresar sus opiniones sobre este tema.

 

FOTO 1

Marco Méndez, de Guayaquil-Ecuador trabaja desde hace siete años vendiendo comida en un camión.

 

¿Está de acuerdo con esta propuesta?

-Está bien que se califique para que los clientes valoren la comida de cada vendedor, porque cuando van a un restaurante y ven una A, saben que es una buena comida, saben que está aseado y con este control van a ver que la comida es buena o si tienen una B o C van a saber que no está tan bien. Todos los vendedores pondrían más interés en ofrecer mejor servicio, mejor presentación y calidad.

 

¿Cómo evalúa el trabajo del Depto. de Salud?

-Las visitas de sanidad son de sorpresa, vienen directamente a revisar algún asunto determinado, como ver que el agua esté fría o caliente, como está el personal en su presentación. Cada inspector tiene su estilo, algunos nos multan por lo mínimo, a veces porque el exterior del camión está un tanto dañado por el clima, ya nos “regalan” una multa.

 

¿Se ha sentido discriminado por ser latino?

-Nunca he sentido discriminación por ser latino, muchos inspectores son bilingües y hablan Español y eso ayuda, porque se le puede preguntar y explicar mejor. Con los inspectores de origen hindú se siente la diferencia cultural.

 

¿Hay alguna ayuda para promocionar la comida como atractivo de la variedad cultural del barrio?

-Son las personas que viven aquí y que ya son clientes, quienes nos recomiendan a sus amistades. No hay ninguna autoridad u organismo que promocione la comida de aquí a nivel turístico, no hay. Son nuestros clientes quienes nos promocionan.

 

¿Se sienten seguros en el área?

-Estamos aquí de 8AM a 10PM y tenemos seguridad, la policía vigila constantemente, es una zona tranquila, de seguridad no tenemos mayores problemas.

 

¿Cómo podrían ayudarles las autoridades?

-Debería promocionar más en Inglés, para que otras culturas conozcan nuestra diversidad. Gracias a Dios tenemos clientes de todas partes, hondureños, guatemaltecos, incluso mexicanos, porque nuestra comida ecuatoriana tiene el picante, que le llamamos ají. El plato favorito es el encebollado de pescado.

 

 

 

FOTO 2

Rosa Macías nacida en El Triunfo, desde hace quince años vende comida en un camión.

 

¿Está de acuerdo con la propuesta?

-Primeramente quisiéramos que así como van a exigir la calificación deberían exigir que nos den el permiso permanente, nosotros no tenemos ningún inconveniente con las calificaciones. El gran problema es de los permisos, que nos rentan por cantidades exhorbitantes.

 

¿Cómo evalúa el trabajo del Depto. de Salud?

-Es bueno, vienen cuando deben, ahora no tengo problemas pero los primeros tres o cuatro años sufrí mucho, con todos: policía, bomberos, inspectores. Me costó muchas lágrimas para sacar adelante este negocio, con el cual hemos sobrevivido mi esposo mis tres hijos y yo.

 

¿Cómo podrían ayudar las autoridades?

-Protegiendo a nuestros trabajadores inmigrantes, nos vamos a quedar sin quien ayude a trabajar y sin clientes, porque funcionamos fundamentalmente con los inmigrantes. Tenemos clientes de todos lados, especialmente latinos, mexicanos, hondureños, salvadoreños y algunos “gringuitos”. Lo que más les gusta es la carne asada con arroz y menestra de frijoles, típico de la Costa ecuatoriana.

 

 

 

FOTO 3

Lourdes Pérez, oriunda de Cuenca, propietaria de un carrito.

 

¿Está de acuerdo con esta propuesta?

-Esta propuesta está bien, porque si a los restaurantes les hacen la inspección dos veces al año, a nosotros nos revisan cada vez que quieren. La comida de la calle es más fresca que la de restaurante en donde tienen la comida congelada, nuestra comida es preparada todos los días y eso mucha gente no sabe. El problema más grande es el permiso, Hemos ido a las marchas y los concejales del área nos están ayudando, el Senador Peralta nos estaba ayudando en eso, pero con el nuevo gobierno de Trump no sabemos qué va a pasar.

 

¿Cómo evalúa el trabajo del Depto. de Salud?

-Los inspectores vienen puntualmente cada mes. Se paga tanto para renovar la licencia, he pagado hasta cinco mil dólares de multas para poder continuar vendiendo, nosotros pagamos impuestos. La gente cree que es fácil estar en la calle, no es fácil! con los cambios de clima y tantas regulaciones. Gracias a Dios nuestra comida tiene mucha acogida, aquí comen ecuatorianos, mexicanos, colombianos y también estadounidenses, hasta los asiáticos vienen a comer, a todos les gusta el chicharrón.

 

 

 

FOTO 4

María, oriunda de Azogues, desde hace 8 años tiene dos carritos de comida y en medio del ajetreo dijo:

“Estoy de acuerdo con la propuesta, pero primero que nos den los permisos a todos, para que no nos moleste la policía. Necesitamos que nos apoyen con los permisos. No tenemos problema con que nos califique, Llegué a pagar desde el 2007 hasta ahora, más de once mil dólares en multas, solo por no tener permiso, he tenido que pagar para sacar mi residencia. Por lo demás todo funciona bien, tenemos mucha acogida. Se despidió y dejó a cargo del carrito a su empleada, quien posó para la foto.

Comments are closed.

Edicion Impresa

Edicion Impresa

Archives

July 2017
M T W T F S S
« Mar    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Clasificados

 

Gúia de Servicios

 

Notas Recientes